Versiculos biblicos sobre Agresividad

IBBN

ESTUDIO BIBLICO SOBRE AGRESIVIDAD

Definición: Propensión a acometer, atacar, embestir.

1. La agresividad es una característica muy humana y terrenal.

  • Romanos 10:1-3 [El apóstol Pablo nos explica que los judíos eran avasalladores en su servicio a Dios, pero que no conocían bien al Señor:] Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación. Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios.
  • Filipenses 3:6-7 [El apóstol Pablo conocía las debilidades de los judíos, porque anteriormente -cuando era Saulo, el fariseo-, esta había sido su actitud:] En cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.
  • Juan 18:36a Respondió Jesús: Mi Reino no es de este mundo; si Mi Reino fuera de este mundo, Mis servidores pelearían.
  • [V. Mateo 26:52-54.]
  • 2 Timoteo 2:24 El siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido.
  • Mateo 5:38-41 Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39 Pero Yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40 y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.
  • Marcos 10:42-44 [Es frecuente que los dirigentes del mundo tengan un carácter dominante y prepotente. Sin embargo, a los cristianos se nos enseña a dirigir con mansedumbre y amor.] Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. 43 Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 44 y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.
  • Romanos 13:13-14 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, 14 sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.
  • 1 Corintios 3:3 Aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
  • 2 Corintios 10:3 [Pese a que somos carnales, estamos aprendiendo a ver desde una perspectiva espiritual.] Aunque andamos en la carne, no militamos según la carne [V. también Colosenses 1:29.]

2. Con frecuencia, la agresividad es síntoma de orgullo, de una actitud egoísta y ególatra.

  • Proverbios 13:10a Ciertamente la soberbia concebirá contienda.
  • Gálatas 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.
  • Filipenses 2:3-4 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.
  • Santiago 4:1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?

3. La agresividad socava la unidad entre los cristianos y perjudica su ejemplo.

  • Proverbios 18:19 [Una vez que las ofensas han dado lugar a que haya desunión, hará falta un gran esfuerzo para acabar con las desavenencias.] El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar.
  • Mateo 12:25 Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá.
  • Gálatas 5:15-17 Si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. 16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. 17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
  • Filipenses 1:15-17 [El apóstol Pablo hace referencia a la acometividad de algunos cristianos, la que es más bien una actitud poco sincera, desacorde con los principios divinos y egoísta. Seguidamente explica que dicha actitud contrastaba con el apoyo amoroso que otros le habían dado:] Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad.
  • 16 Los unos anuncian a Cristo por contención […]; 17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del Evangelio.
  • Filipenses 2:14-15 Haced todo sin murmuraciones y contiendas,
  • 15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo.

4. La agresividad mundana está diametralmente opuesta a la manera de actuar del Espíritu de Dios.

  • Gálatas 5:22-23 El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
  • Santiago 3:14-18 Si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

5. El remedio para la agresividad es actuar con más amor y mansedumbre.

  • Proverbios 10:12 El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas. [V. también Proverbios 3:30.]
  • Proverbios 25:15 [Se logra más con mansedumbre que por la fuerza.] Con larga paciencia se aplaca el príncipe, y la lengua blanda quebranta los huesos.
  • Romanos 14:19 Sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.
  • 1 Corintios 2:3-5 [El apóstol Pablo, que de judío había tenido una personalidad sumamente agresiva, aprendió a obrar con mansedumbre. Se dio cuenta de que en realidad era débil y debía apoyarse en el poder de Dios.] Estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. [V. también 2 Corintios 11:29,30; 13:9.]
  • 1 Corintios 13:4-5 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor.
  • 1 Corintios 10:24 [Seamos emprendedores y dinámicos para ayudar a los demás, no para nuestro propio provecho.] Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.
  • 2 Corintios 1:24 [Los apóstoles no eran personas dominantes.] No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes.
  • Efesios 4:2 Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.
  • 1 Pedro 3:4 [Que vuestro atavío sea] el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.
  • 1 Pedro 5:5 Jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: