Versiculos biblicos sobre benignidad

Instituto Buenas Nuevas

1. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento el Señor se distingue por Su benignidad

Salmo 18:35
Tu benignidad me ha engrandecido. (V. también 2 Samuel 22:36.)

Isaías 40:11
Como pastor apacentará Su rebaño. En Su brazo llevará los corderos, junto a Su pecho los llevará; y pastoreará con ternura a las recién paridas.

Isaías 42:3
No acabará de romper la caña quebrada ni apagará la mecha que arde débilmente. Verdaderamente traerá la justicia.

Isaías 53:7
[Jesús dio la vida por nosotros, cual cordero que se ofrece en sacrificio:] Angustiado Él, y afligido, no abrió Su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de Sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió Su boca.

Mateo 11:29
Tomen Mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que Yo soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para sus almas.

Lucas 13:34
¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!

Romanos 2:4
¿Tienes en poco las riquezas de Su bondad y tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento?

2 Corintios 10:1
Yo, Pablo, les ruego a ustedes, por la ternura y la bondad de Cristo.

Santiago 5:11
El Señor es muy misericordioso y compasivo.

2. La benignidad es uno de los frutos del Espíritu Santo

Gálatas 5:22,23
El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Santiago 3:17,18
La sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

3. Contrariamente a los conceptos mundanos actuales, la benignidad es una cualidad, no una debilidad

Proverbios 16:32
Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte, el que domina su espíritu que el conquistador de una ciudad.

Eclesiastés 7:8
Mejor es la paciencia de espíritu que la arrogancia de espíritu.

Isaías 30:15
Quédense tranquilos y estarán a salvo. En la tranquilidad y la confianza estará su fuerza.

Filemón 1:8,9
Aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que conviene, 9 prefiero rogártelo apelando a tu amor.

Santiago 1:19,20
Mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

4. Todo cristiano que se precie debe tener una actitud afable y benevolente

Romanos 12:10
Ámense como hermanos los unos a los otros, dándose preferencia y respetándose mutuamente.

Filipenses 4:5
La bondad de ustedes sea conocida de todos los hombres.

2 Timoteo 2:24,25
Un siervo del Señor no debe andar en peleas; al contrario, debe ser bueno con todos. Debe ser apto para enseñar; debe tener paciencia 25 y corregir con corazón humilde a los rebeldes, esperando que Dios haga que se vuelvan a Él y conozcan la verdad.

Colosenses 3:12
Como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia.

Tito 3:2,3
[Nuestra benignidad es prueba de que el poder de Dios nos ha transformado.] Que no hablen mal de nadie ni discutan. Que sean amables con todos y muestren humildad en su trato con los demás. 3 Antes, nosotros mismos éramos ignorantes y desobedientes, y andábamos perdidos. Hacíamos todo lo malo que se nos ocurría para divertirnos. Fuimos esclavos de esos malos deseos. Éramos malvados y envidiosos. Todo el mundo nos odiaba, y nosotros también odiábamos a los demás.

1 Tesalonicenses 2:7,8
[El apóstol Pablo fue un pastor benevolente.] Aunque muy bien hubiéramos podido hacerles sentir el peso de nuestra autoridad como apóstoles de Cristo, nos hicimos como niños entre ustedes. Como una madre que cría y cuida a sus propios hijos, 8 así también les tenemos a ustedes tanto cariño que hubiéramos deseado darles, no solo el evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias vidas. ¡Tanto hemos llegado a quererlos!

1 Pedro 3:8,9
Todos ustedes deben vivir en armonía y amarse unos a otros. Pónganse de acuerdo en todo, para que permanezcan unidos. Sean buenos y humildes. 9 Si alguien les hace algo malo, no hagan ustedes lo mismo, y si alguien los insulta, no contesten con otro insulto. Al contrario, lo que deben hacer es pedirle a Dios que bendiga a esas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: