Versiculos biblicos sobre bondad y cortesía

Instituto Buenas Nuevas

1. La bondad de Dios para con Sus hijos es firme, ilimitada e incondicional

Salmo 89:33
No quitaré de él Mi misericordia, ni falsearé Mi verdad.

Salmo 117:2
Grande es Su misericordia para con nosotros, y la fidelidad del Señor es eterna. ¡Aleluya!

Isaías 54:10
«Aunque las montañas cambien de lugar y los cerros se vengan abajo, Mi amor por ti no cambiará ni se vendrá abajo Mi alianza de paz». Lo dice el Señor, que se compadece de ti.

Joel 2:13
[El Señor está dispuesto a perdonar y apiadarse, a no castigarnos aunque lo tengamos bien merecido:] [Dios] misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y se duele del castigo.

Oseas 2:19
[El Señor dijo a Su pueblo:] Te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia.

Efesios 2:7
Hizo esto para mostrar en el futuro la bondad y el gran amor con que nos amó por medio de Jesucristo.

2. Dios nos trata bien y espera que tratemos bien a los demás

Proverbios 3:27
No niegues el bien a quien se le debe, cuando esté en tu mano el hacerlo.

Zacarías 7:9
Esto es lo que Yo ordeno: Sean ustedes rectos en sus juicios, y bondadosos y compasivos unos con otros.

Romanos 12:13
Compartan lo que tengan con los pobres de la iglesia. Reciban en sus hogares a los que vengan de otras ciudades y países.

Efesios 4:32
Sean buenos y compasivos los unos con los otros, y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo.

Gálatas 6:10
Según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

Hebreos 13:2
No se olviden de mostrar hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles.

1 Pedro 3:8,9
Todos ustedes deben vivir en armonía y amarse unos a otros. Pónganse de acuerdo en todo, para que permanezcan unidos. Sean buenos y humildes. 9 Si alguien les hace algo malo, no hagan ustedes lo mismo, y si alguien los insulta, no contesten con otro insulto. Al contrario, lo que deben hacer es pedirle a Dios que bendiga a esas personas.

3. Nuestras palabras pueden herir profundamente

Proverbios 11:9
El hipócrita con la boca daña a su prójimo.

Proverbios 12:18
Hay quien habla sin tino como golpes de espada, pero la lengua de los sabios sana.

Proverbios 26:18,19
Como un loco que lanza mortales flechas de fuego, 19 así es quien engaña a su amigo y luego dice que todo era un juego.

4. La virtud de hablar palabras amables

Proverbios 18:21
La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos.

Proverbios 31:26
[Características de la mujer virtuosa:] Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua.

Proverbios 16:24
Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina a los huesos.

Proverbios 25:15
La paciencia calma el enojo; las palabras suaves rompen la resistencia.

5. Debemos ser amables y bondadosos con toda persona, sea quien sea

Deuteronomio 10:17–19
[Atender a los desconocidos que tengan necesidad es propio de la caridad cristiana.] El Señor su Dios es el Dios de dioses y el Señor de señores; Él es el Dios soberano, poderoso y terrible, que no hace distinciones ni se deja comprar con regalos; 18 que hace justicia al huérfano y a la viuda, y que ama y da alimento y vestido al extranjero que vive entre ustedes. 19 Ustedes, pues, amen al extranjero, porque también ustedes fueron extranjeros en Egipto. (V. también Levítico 19:34.)

Lucas 6:30–34
[El bondadoso no espera recibir nada a cambio.] A cualquiera que te pida algo, dáselo, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames. 31 Hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes. 32 Si ustedes aman solamente a quienes los aman a ustedes, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los pecadores se portan así. 33 Y si hacen bien solamente a quienes les hacen bien a ustedes, ¿qué tiene eso de extraordinario? También los pecadores se portan así. 34 Y si dan prestado solo a aquellos de quienes piensan recibir algo, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores se prestan unos a otros, esperando recibir unos de otros.

Lucas 10:36,37
[Los judíos odiaban a los habitantes de Samaria. Sin embargo, el buen samaritano fue compasivo y atendió a un judío herido con el que se encontró estando de viaje. La parábola ejemplifica claramente que hay que tratar bien a toda persona, sin reparar en su raza o religión. Luego de señalar que debemos amar al prójimo como a nosotros mismos, Jesús pregunta:] 36 «A ver, dime. De los tres hombres que pasaron por el camino, ¿cuál fue el prójimo del que maltrataron los ladrones?» 37 «El que se preocupó por él y lo cuidó», contestó el maestro de la Ley. Jesús entonces le dijo: «Anda y haz tú lo mismo».

6. Seamos amables con los que se nos oponen

Génesis 50:20,21
[José perdonó a sus hermanos y fue bondadoso con ellos en época de hambre, a pesar de que estuvieron a punto de matarlo y lo vendieron como esclavo. El relato completo se encuentra en los capítulos 37 y 41–45 del Génesis.] «Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios cambió ese mal en bien para hacer lo que hoy vemos: para salvar la vida de mucha gente. 21 Así que no tengan miedo. Yo les daré de comer a ustedes y a sus hijos». Así José los tranquilizó, pues les habló con mucho cariño.

Éxodo 23:4
Si encuentras extraviado el buey de tu enemigo o su asno, ciertamente se lo devolverás. (V. también Deuteronomio 22:1.)

Proverbios 25:21,22
[Seamos amables con nuestros enemigos. Dejemos que sea el Señor quien les dé su merecido castigo en el momento que Él juzgue más conveniente.] Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer pan, y si tiene sed, dale a beber agua; 22 porque así amontonarás brasas sobre su cabeza, y el Señor te recompensará.

Lucas 6:35
Ustedes deben amar a sus enemigos, y hacer bien, y dar prestado sin esperar nada a cambio. Así será grande su recompensa, y ustedes serán hijos del Dios altísimo, que es también bondadoso con los desagradecidos y los malos. (V. también Mateo 5:43–48.)

7. La amabilidad y la cortesía son prueba de amor

Romanos 13:10
El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la Ley es el amor.

1 Corintios 13:4
El amor es sufrido, es benigno.

Colosenses 3:13,14
Sopórtense unos a otros, y perdónense si alguno tiene una queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. 14 Sobre todo revístanse de amor, que es el lazo de la perfecta unión.

1 Pedro 4:8
Sobre todo, sean fervientes en su amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.

8. La bondad y la cortesía consisten en ser considerados con los sentimientos, debilidades y limitaciones de los demás

Hechos 20:35
En todo les mostré que así, trabajando, deben ayudar a los débiles, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: «Más bienaventurado es dar que recibir».

Romanos 14:13
No debemos criticarnos unos a otros. Al contrario, propónganse ustedes no hacer nada que sea causa de que su hermano tropiece, o que ponga en peligro su fe.

Romanos 14:21
Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda o sea debilitado. (V. también 1 Corintios 8:13.)

Romanos 15:1,2
Los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. 2 Cada uno de nosotros agrade a su prójimo para su bien, para edificación.

9. Con frecuencia, ser amable y cortés significa anteponer de manera altruista las necesidades ajenas a las propias

Isaías 58:6,7
El ayuno que a Mí me agrada consiste en esto: en que rompas las cadenas de la injusticia y desates los nudos que aprietan el yugo; en que dejes libres a los oprimidos y acabes, en fin, con toda tiranía; 7 en que compartas tu pan con el hambriento y recibas en tu casa al pobre sin techo; en que vistas al que no tiene ropa y no dejes de socorrer a tus semejantes.

Romanos 12:10
Ámense como hermanos los unos a los otros, dándose preferencia y respetándose mutuamente.

1 Corintios 12:25,26
Que no haya desunión en el cuerpo, sino que cada miembro del cuerpo se preocupe por los otros. 26 Si un miembro del cuerpo sufre, todos los demás sufren también; y si un miembro recibe atención especial, todos los demás comparten su alegría.

Filipenses 2:4
Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros.

10. La amabilidad y la cortesía deben distinguir a un cristiano

Juan 13:35
Si se aman los unos a los otros, todo el mundo se dará cuenta de que son discípulos Míos.

2 Corintios 6:4,6
En todo damos muestras de que somos siervos de Dios, soportando con mucha paciencia. 6 También lo demostramos por nuestra pureza de vida, por nuestro conocimiento de la verdad, por nuestra tolerancia y bondad, por la presencia del Espíritu Santo en nosotros, por nuestro amor sincero.

2 Pedro 1:5–8
Deben esforzarse en añadir a su fe la buena conducta; a la buena conducta, el entendimiento; 6 al entendimiento, el dominio propio; al dominio propio, la paciencia; a la paciencia, la devoción; 7 a la devoción, el afecto fraternal; y al afecto fraternal, el amor. 8 Si ustedes poseen estas cosas y las desarrollan, ni su vida será inútil ni habrán conocido en vano a nuestro Señor Jesucristo.

11. El Señor ve cada gesto de amabilidad y compasión que tenemos, y nos lo recompensará, tanto en esta vida como en la venidera

Proverbios 15:3
Los ojos del Señor están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos.

Proverbios 19:17
Al Señor presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.

Isaías 58:10
Si te das a ti mismo en servicio del hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad, tus sombras se convertirán en luz de mediodía.

Hebreos 6:10
Dios es justo, y no olvidará lo que ustedes han hecho y el amor que le han mostrado al ayudar a los del pueblo santo, como aún lo están haciendo.

12. Muchas veces en la Biblia pequeñas muestras de bondad condujeron a grandes bendiciones

Génesis 18:1–5
[Abraham tuvo la hospitalidad de invitar a tres forasteros que estaban de paso. Luego se enteró de que uno de ellos era nada menos que el Señor, acompañado de dos ángeles. En aquella visita el Señor le dijo a Abraham que él y su esposa —ambos eran ancianos, y su mujer era estéril— tendrían un hijo que a la larga llegaría a ser el padre de «una nación grande y fuerte».]

Génesis 19:1–29
[Lot tuvo la amabilidad de advertir a dos extranjeros que no se quedaran en las peligrosas calles de Sodoma; seguidamente los invitó a su casa. Los extranjeros eran en realidad ángeles, que salvaron a Lot y a sus dos hijas de la inminente destrucción de la ciudad.]

Éxodo 2:16–21
[Moisés fue amable con las siete hijas de Jetro que encontró junto a un pozo. A consecuencia de ello, lo acogieron en su casa durante los cuarenta años que estuvo fuera de Egipto en calidad de fugitivo. Además, Jetro le dio por esposa a Séfora, una de sus hijas.]

Josué 2:1–14; 6:16–25
[La ramera Rahab escondió a dos espías hebreos que habían llegado a la ciudad de Jericó. Cuando más adelante se destruyó la ciudad, Rahab y su familia fueron los únicos sobrevivientes.]

Ester 2:7; 10:3
[Mardoqueo] había criado […] a Ester, hija de su tío, porque era huérfana. La joven era de hermosa figura y de buen parecer. Cuando su padre y su madre murieron, Mardoqueo la adoptó como hija suya. [Tras años de buena preparación por parte de su tío, Ester fue elegida reina por Asuero, rey de Persia. A la postre salvó la vida de Mardoqueo y de su pueblo, a los que se pretendía asesinar por medio de una conspiración. Por último, el rey colmó de honores a Mardoqueo:] 10:3 Mardoqueo, el judío, fue el segundo del rey Asuero, grande entre los judíos y estimado por la multitud de sus hermanos, porque procuró el bienestar de su pueblo y la paz para todo su linaje.

2 Samuel 17:27–29; 1 Reyes 2:7
Barzilai [y otros] 28 trajeron a David y al pueblo que estaba con él, camas, tazas, vasijas de barro, trigo, cebada, harina, grano tostado, habas, lentejas, garbanzos tostados, 29 miel, manteca, ovejas, y quesos de vaca, para que comiesen; porque decían: «El pueblo está hambriento y cansado y sediento en el desierto». 1 Reyes 2:7 [En fecha posterior, David mandó a su hijo Salomón que cuidara bien a los hijos de su amigo, que les había proporcionado alimentos cuando estaban en el desierto:] A los hijos de Barzilai galaadita harás misericordia, que sean de los convidados a tu mesa; porque ellos vinieron de esta manera a mí, cuando iba huyendo de Absalón tu hermano.

1 Reyes 17:8–24
[Una viuda pobre entrega obedientemente a Elías lo poco de comida que le queda. Luego Dios obra un milagro y provee para ella toda la harina y el aceite que necesita durante una época de hambre. Por si fuera poco, Elías resucita al hijo de la mujer, que había muerto de insolación.]

Hechos 28:2,7,8
[Publio, gobernador de Malta, recibió con gentileza al apóstol Pablo. Más tarde, cuando enfermó el padre de Publio, Pablo rogó por él, y se curó.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: