Versículos bíblicos sobre egoísmo

Instituto Buenas Nuevas

1. El egoísmo es falta de amor y de consideración con las necesidades ajenas

Proverbios 24:11,12
Salva a los condenados a muerte; libra del peligro a los que están por morir. 12 Pues aunque afirmes que no lo sabías, el que juzga los motivos habrá de darse cuenta; bien lo sabrá el que te vigila, el que paga a cada uno según sus acciones.

Ezequiel 34:8,10
[Dios reprende a los pastores egoístas que prestan más atención a sus propios intereses que a los ajenos:] Mis pastores no han buscado Mis ovejas, sino que los pastores se han apacentado a sí mismos y no han apacentado Mi rebaño. 10 Así dice el Señor Dios: «Yo estoy contra los pastores y demandaré Mi rebaño de su mano y haré que dejen de apacentar el rebaño. Así los pastores ya no se apacentarán más a sí mismos, sino que Yo libraré Mis ovejas de su boca, y no serán más alimento para ellos».

Mateo 25:42–45
«Tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; 43 anduve como forastero, y no me dieron alojamiento; sin ropa, y no me la dieron; estuve enfermo, y en la cárcel, y no vinieron a visitarme». 44 Entonces ellos le preguntarán: «Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o como forastero, o falto de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?» 45 El Rey les contestará: «Les aseguro que todo lo que no hicieron por una de estas personas más humildes, tampoco por Mí lo hicieron».

Filipenses 2:21
[El egoísmo perjudica la obra del Señor:] Todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús.

2 Timoteo 3:1,2
Debes saber que en los tiempos últimos vendrán días difíciles. 2 Los hombres serán egoístas, amantes del dinero. (V. también Mateo 24:12.)

Santiago 2:15,16
Si un hermano o una hermana no tienen ropa y carecen del sustento diario, 16 y uno de ustedes les dice: «Vayan en paz, caliéntense y sáciense», pero no les dan lo necesario para su cuerpo, ¿de qué sirve?

Santiago 4:17
El pecado, pues, está en aquel que sabe hacer lo bueno, y no lo hace.

1 Juan 3:17
El que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?

2. El egoísta se empobrece a fuerza de acaparar

Proverbios 11:24
Hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.

Proverbios 15:27
El que se da a la codicia arruina su propia casa.

Proverbios 28:27
El que da al pobre no tendrá pobreza, pero el que aparta de él sus ojos tendrá muchas maldiciones.

Eclesiastés 5:13
Una cosa realmente lamentable he visto en este mundo: que el amontonar riquezas va en perjuicio de su dueño.

Hageo 1:6,9,10
Ustedes siembran mucho, pero cosechan poco; comen, pero no se sienten satisfechos; beben, pero se quedan con sed; se abrigan, pero no entran en calor; y el que trabaja a jornal, echa su salario en saco roto. 9 Ustedes buscan mucho, pero encuentran poco; y lo que guardan en su casa, Yo me lo llevo de un soplo. ¿Por qué? Pues porque Mi casa está en ruinas, mientras que ustedes solo se preocupan de sus propias casas. Yo, el Señor, lo afirmo. 10 Por eso no cae para ustedes la lluvia, ni la tierra les da sus productos.

Marcos 10:21,22
Jesús lo miró con cariño, y le contestó: «Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres. Así tendrás riqueza en el cielo. Luego ven y sígueme». 22 El hombre se afligió al oír esto; y se fue triste, porque era muy rico.

Lucas 12:15
Miró entonces [Jesús] a los que estaban allí y les dijo: «¡No vivan siempre deseando tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz».

2 Corintios 9:6
El que siembra escasamente, también segará escasamente.

Gálatas 6:7
No crean ustedes que pueden engañar a Dios. Cada uno cosechará lo que haya sembrado. (V. también Génesis 31:5–9,41,42, donde se relata que Dios le dio a Jacob su merecido por conducto de Labán, su egoísta suegro.)

Santiago 5:1–5
Escúchenme ustedes, los ricos: Lloren y griten de dolor por todo lo que muy pronto van a sufrir. 2 Sus riquezas se pudrirán, y la polilla les comerá la ropa. 3 El dinero que han estado juntando en estos últimos tiempos se oxidará, y ese óxido será el testigo que los acusará en el juicio final, y que los destruirá como un fuego. 4 Ustedes no les han pagado el sueldo a sus trabajadores, y el Señor todopoderoso ha oído las protestas de ellos. Ese dinero que no han pagado también los acusará delante de Dios. 5 Ustedes los ricos han vivido con mucho lujo, y se han dado la gran vida en esta tierra. Tanto han engordado que parecen toros y vacas listos para el matadero.

3. El egoísmo es causa de guerras, grandes sufrimientos y muchos otros males del mundo

Jeremías 5:26–28
En Mi pueblo se encuentran impíos que vigilan como cazadores al acecho; ponen trampa, atrapan hombres. 27 Como una jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; por eso se engrandecieron y se enriquecieron. 28 Han engordado y se han puesto lustrosos. También sobrepasan en obras de maldad; no defienden la causa, la causa del huérfano, para que prospere, ni defienden los derechos del pobre.

Oseas 12:7
Es mercader que tiene en su mano peso falso, amador de opresión.

Miqueas 6:12
Los ricos de la ciudad están llenos de violencia, sus habitantes hablan mentiras y su lengua es engañosa en su boca.

1 Timoteo 6:9,10
Los que quieren enriquecerse, caen en tentación y lazo, y en muchas codicias locas y dañosas, que hunden a los hombres en perdición y muerte. 10 Porque el amor del dinero es la raíz de todos los males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Santiago 4:1,2
¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad! 2 Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra.

4. Buscar exclusivamente la realización de nuestros deseos no da sino mal fruto

Proverbios 14:14
De sus caminos se hastía el necio de corazón.

Isaías 65:2
Todo el día extendí Mis manos para atraer a un pueblo rebelde que iba por caminos perversos siguiendo sus propios caprichos.

Jeremías 7:24
No escucharon ni inclinaron su oído, antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado. Fueron hacia atrás y no hacia adelante.

Lucas 15:12,13
[El hijo pródigo] le dijo a su padre: «Padre, dame la parte de la herencia que me toca». Entonces el padre repartió los bienes entre ellos. 13 Pocos días después el hijo menor vendió su parte de la propiedad, y con ese dinero se fue lejos, a otro país, donde todo lo derrochó llevando una vida desenfrenada.

5. Tampoco reporta satisfacción duradera

Job 27:8
¿Cuál es la esperanza del malvado, por mucho que haya robado, cuando Dios le quite la vida?

Salmo 106:15
Él les dio lo que pidieron; mas envió flaqueza en sus almas.

Proverbios 27:20
Los ojos del hombre nunca están satisfechos.

Eclesiastés 1:8
Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír.

Eclesiastés 2:10,11
[Después de haberse permitido excesos, Salomón señaló:] No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni privé a mi corazón de placer alguno, porque mi corazón se gozaba de todo lo que hacía. Esta fue la recompensa de todas mis fatigas. 11 Miré luego todas las obras de mis manos y el trabajo que me tomé para hacerlas; y he aquí, todo es vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol.

6. La vida cristiana es abnegada, todo lo contrario del egoísmo

Lucas 9:23
A todos les decía: «Si alguien quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame». (V. Tito 2:12.)

Lucas 14:26,27
Si alguno viene a Mí y no me ama más que a su padre, a su madre, a su esposa, a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun más que a sí mismo, no puede ser Mi discípulo. 27 Y el que no toma su propia cruz y me sigue, no puede ser Mi discípulo.

Juan 12:24,25
Les aseguro que si el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda él solo; pero si muere, da abundante cosecha. 25 El que ama su vida, la perderá; pero el que desprecia su vida en este mundo, la conservará para la vida eterna.

Hechos 20:24
Para mí, sin embargo, mi propia vida no cuenta, con tal de que yo pueda correr con gozo hasta el fin de la carrera y cumplir el encargo que el Señor Jesús me dio de anunciar la buena noticia del amor de Dios.

Apocalipsis 12:11
Menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

2 Corintios 5:14,15
El amor de Cristo se ha apoderado de nosotros. 15 Y Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí mismos, sino para Él, que murió y resucitó por ellos.

Gálatas 5:24
Los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

7. Si damos prioridad al Señor y a los demás, Él por lo general nos concede lo que deseamos

Salmo 34:9,10
Honren al Señor, los consagrados a Él, pues nada faltará a los que lo honran. 10 Los ricos se vuelven pobres, y sufren hambre, pero a los que buscan al Señor nunca les faltará ningún bien.

Salmo 37:4
Ama al Señor con ternura, y Él cumplirá tus deseos más profundos. (V. Salmo 21:2; 145:19.)

Salmo 84:11
Nada bueno niega a los que andan en integridad.

Mateo 6:33
Busquen primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

1 Timoteo 6:17
Adviérteles a los ricos de este mundo que no sean orgullosos ni confíen en sus riquezas, porque es muy fácil perder todo lo que se tiene. Al contrario, diles que confíen en Dios, pues Él es bueno y nos da todo lo que necesitamos para que lo disfrutemos.

8. No debemos buscar fama ni gloria, sino agradar a Dios, servir a los demás y acercarlos al Señor

Proverbios 25:27
Comer mucha miel no es bueno, ni el buscar la propia gloria es gloria.

Juan 5:44
¡Cómo van a creerme, si les gusta que sea la gente la que hable bien de ustedes, y no el Dios único!

Juan 7:18
El que habla de sí mismo, su propia gloria busca.

1 Corintios 5:6
La jactancia de ustedes no es buena. ¿No saben que un poco de levadura fermenta toda la masa?

1 Corintios 6:20
Han sido comprados por un precio. Por tanto, glorifiquen a Dios en su cuerpo y en su espíritu, los cuales son de Dios.

1 Corintios 10:31,33
Lo mismo si comen, que si beben, que si hacen cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios. 33 Yo, por mi parte, procuro agradar a todos en todo, sin buscar mi propio bien sino el de los demás, para que alcancen la salvación.

2 Corintios 4:5
No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor; nosotros nos declaramos simplemente servidores de ustedes por amor a Jesús.

1 Tesalonicenses 2:3–6
Nuestra exhortación no procede de error ni de impureza ni es con engaño, 4 sino que así como hemos sido aprobados por Dios para que se nos confiara el evangelio, así hablamos, no como agradando a los hombres, sino a Dios que examina nuestros corazones. 5 Porque como saben, nunca fuimos a ustedes con palabras lisonjeras, ni con pretexto para sacar provecho. Dios es testigo. 6 Tampoco buscamos gloria de los hombres, ni de ustedes ni de otros, aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido imponer nuestra autoridad.

9. Dios siempre bendice la generosidad

Deuteronomio 15:10
Con generosidad le darás [al pobre], y no te dolerá el corazón cuando le des, ya que el Señor tu Dios te bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas.

Proverbios 11:24–26
Hay quienes reparten y les es añadido más, y hay quienes retienen más de lo justo y acaban en la miseria. 25 El alma generosa será prosperada: el que sacie a otros, también él será saciado. 26 Al que acapara el grano, el pueblo lo maldice, pero bendición cubre la cabeza del que lo vende.

Proverbios 14:21
El que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.

Isaías 58:10,11
Si te das a ti mismo en servicio del hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad, tus sombras se convertirán en luz de mediodía. 11 Yo te guiaré continuamente, te daré comida abundante en el desierto, daré fuerza a tu cuerpo y serás como un jardín bien regado, como un manantial al que no le falta el agua.

Mateo 6:3,4
Cuando tú haces limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4 para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, Él te recompensará en público.

Lucas 6:38
Den, y les será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en sus regazos. Porque con la medida con que midan, se les volverá a medir.

Hechos 20:35
En todo les mostré que así, trabajando, deben ayudar a los débiles, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: «Más bienaventurado es dar que recibir».

10. El altruismo es uno de los pilares del cristianismo

Juan 15:12,13
Esto es lo que les mando: que se amen unos a otros, así como Yo los amo a ustedes. 13 Nadie muestra más amor que quien da la vida por sus amigos.

Romanos 15:2,3
Todos debemos apoyar a los demás, y buscar su bien. […] 3 Porque ni aun Cristo pensaba solo en lo que le agradaba a Él.

1 Corintios 10:24
Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

1 Corintios 13:5
[El amor] no busca lo suyo.

2 Corintios 9:7
Cada uno debe dar según crea que deba hacerlo. No tenemos que dar con tristeza ni por obligación. ¡Dios ama al que da con alegría!

Gálatas 6:2
Cuando tengan dificultades, ayúdense unos a otros. Esa es la manera de obedecer la ley de Cristo.

Gálatas 6:10
Según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y especialmente a los de la familia de la fe.

Filipenses 2:4
No mirando cada uno a lo suyo propio, sino cada cual también a lo de los otros.

Santiago 2:8
Si en verdad ustedes cumplen la ley real conforme a la Escritura: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo», bien hacen.

11. Jesús dio ejemplo de altruismo

Marcos 10:45
El Hijo del Hombre tampoco vino para ser servido, mas para servir, y dar Su vida en rescate por muchos. (V. también Isaías 53:12; 1 Timoteo 2:6.)

2 Corintios 8:9
Ustedes saben que nuestro Señor Jesucristo era rico, pero tanto los amó a ustedes que vino al mundo y se hizo pobre, para que con Su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.

1 Juan 3:16
Conocemos lo que es el amor porque Jesucristo dio Su vida por nosotros; así también, nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos.

12. En la obra del Señor la entrega y la abnegación van de la mano

Mateo 26:39
Yendo un poco adelante, se postró sobre Su rostro, orando y diciendo: «Padre Mío, si es posible, pase de Mí esta copa; pero no sea como Yo quiero, sino como Tú».

Jeremías 42:6
Nos guste o nos disguste Su respuesta, obedeceremos al Señor nuestro Dios, […] para que así nos vaya bien.

Lucas 17:10
Cuando ya hayan cumplido todo lo que Dios les manda, deberán decir: «Somos servidores inútiles, porque no hemos hecho más que cumplir con nuestra obligación».

(V. también 2 Corintios 5:15; Filipenses 3:8; Hebreos 11:24–26.)

13. La verdadera dadivosidad cristiana consiste en dar sacrificadamente y no considerar nada propio

Mateo 5:42
Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

Lucas 3:11
Respondiendo, les dijo: «El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo».

Lucas 6:30
A todo el que te pida, dale, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames.

Hechos 2:44,45
Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.

Hechos 4:32
La multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.

14. Personajes de la Biblia que se distinguieron por su generosidad y altruismo

Génesis 13:9
[Cuando surgió una disputa entre sus pastores y los de su sobrino Lot, Abraham obró sabiamente y propuso repartirse la tierra, ofreciéndole a Lot que eligiera lo mejor para sí:] ¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si vas a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si a la mano derecha, yo iré a la izquierda.

Génesis 50:21
[José hizo gala de una bondad extraordinaria con sus hermanos, que años antes lo habían vendido como esclavo a mercaderes que lo llevaron a Egipto:] No tengan miedo. Yo les daré de comer a ustedes y a sus hijos. Así José los tranquilizó, pues les habló con mucho cariño.

1 Samuel 18:4
[Jonatán, hijo del rey Saúl, se hace amigo de David y le da sus posesiones:] Se quitó Jonatán el manto que llevaba y se lo dio a David, así como otras ropas suyas, su espada, su arco y su cinturón.

1 Reyes 17:8–16
[Una pobre viuda de Sarepta comparte con Elías el poco alimento que le queda, y el Señor la bendice durante una época de sequía:] Vino después a [Elías] la palabra del Señor, diciendo: 9 «Levántate, ve a Sarepta […] y quédate allí; porque Yo he mandado a una viuda de allí que te sustente». 10 Él se levantó y fue a Sarepta. Cuando llegó a la entrada de la ciudad, allí estaba una viuda recogiendo leña, entonces la llamó y le dijo: «Te ruego que me consigas un poco de agua en un vaso para que yo beba». 11 Cuando ella iba a conseguirla, la llamó y le dijo: «Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano». 12 Pero ella respondió: «Vive el Señor tu Dios, que no tengo pan, solo tengo un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en la vasija y estoy recogiendo unos trozos de leña para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que comamos y muramos». 13 Entonces Elías le dijo: «No temas; ve, haz como has dicho, pero primero hazme una pequeña torta de eso y tráemela; después harás para ti y para tu hijo. 14 Porque así dice el Señor, Dios de Israel: “No se acabará la harina en la tinaja ni se agotará el aceite en la vasija, hasta el día en que el Señor mande lluvia sobre la superficie de la tierra”». 15 Entonces ella fue e hizo conforme a la palabra de Elías, y ella, él y la casa de ella comieron por muchos días. 16 La harina de la tinaja no se acabó ni se agotó el aceite de la vasija, conforme a la palabra que el Señor había hablado por medio de Elías.

Marcos 12:41–44
[Una viuda pobre ofrendó a Dios generosamente y de corazón todo lo que poseía:] Jesús estaba en el templo, y se sentó frente a las cajas de las ofrendas. Allí veía cómo la gente echaba dinero en ellas. Mucha gente rica echaba grandes cantidades de dinero. 42En eso llegó una viuda pobre, y echó en una de las cajas dos moneditas de poquísimo valor. 43 Entonces Jesús dijo a Sus discípulos: «Les aseguro que esta viuda pobre dio más que todos los ricos. 44 Porque todos ellos dieron de lo que les sobraba, pero ella, que es tan pobre, dio todo lo que tenía para vivir».

Marcos 14:3–9
[Es de notar el gesto de la mujer que ungió a Jesús con un óleo muy costoso:] Estando Él en Betania, sentado a la mesa en casa de Simón el leproso, vino una mujer con un frasco de alabastro de perfume muy costoso de nardo puro; y rompió el frasco y lo derramó sobre la cabeza de Jesús. 4 Pero algunos estaban indignados y se decían unos a otros: «¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? 5 Porque este perfume podía haberse vendido por más de 300 denarios, y el dinero dado a los pobres». Y la reprendían. 6 Pero Jesús dijo: «Déjenla; ¿por qué la molestan? Buena obra ha hecho para Mí. 7 Porque a los pobres siempre los tendrán con ustedes; y cuando quieran les podrán hacer bien; pero a Mí no siempre me tendrán. 8 Ella ha hecho lo que ha podido; se ha anticipado a ungir Mi cuerpo para la sepultura. 9 Y en verdad les digo, que dondequiera que el evangelio se predique en el mundo entero, también se hablará de lo que esta ha hecho, para memoria suya».

Lucas 10:29–37
[El buen samaritano obró bondadosa y desinteresadamente con un extraño:] [Un experto en la ley de Moisés,] queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?» 30 Respondiendo Jesús, dijo: «Un hombre que descendía de Jerusalén a Jericó cayó en manos de ladrones, los cuales lo despojaron, lo hirieron y se fueron dejándolo medio muerto. 31Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y al verlo pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, al verlo pasó de largo. 33 Pero un samaritano que iba de camino, vino cerca de él y, al verlo, fue movido a misericordia. 34Acercándose, vendó sus heridas echándoles aceite y vino, lo puso en su cabalgadura, lo llevó al mesón y cuidó de él. 35 Otro día, al partir, sacó dos denarios, los dio al mesonero y le dijo: “Cuídamelo, y todo lo que gastes de más yo te lo pagaré cuando regrese”. 36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?» 37 Él dijo: «El que usó de misericordia con él». Entonces Jesús le dijo: «Ve y haz tú lo mismo».

Romanos 16:4
[El apóstol Pablo dice lo siguiente de Priscila y Aquila:] Expusieron su vida por mí; a los cuales no solo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles.

Filipenses 2:30
[Epafrodito:] Por trabajar para Cristo casi se muere: arriesgó su propia vida para darme la ayuda que ustedes no podían darme personalmente.

Publicado en Tour temático de la Biblia: Una vida más feliz
© Aurora Production AG, Suiza, 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: