Versículos bíblicos sobre fraternizar

Instituto Buenas Nuevas
by

1. La Biblia nos exhorta a reunirnos

A. La importancia de fraternizar con otros cristianos:

Hebreos 10:24,25
Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros.

Salmo 133:1
¡Vean qué bueno y agradable es que los hermanos vivan unidos!

Mateo 18:19,20
Si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra para pedir algo en oración, Mi Padre que está en el cielo se lo dará. 20Porque donde dos o tres se reúnen en Mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos.

1 Juan 1:7
Si andamos en luz, como Él está en luz, tenemos comunión entre nosotros.

(V. también 1 Juan 1:3; Salmo 119:63.)

B. Somos un solo cuerpo en Jesús:

Romanos 12:5
Nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. (V. también 1 Corintios 12:12–28.)

C. El hecho de reunirnos nos fortalece:

Eclesiastés 4:9,10
Más valen dos que uno, pues mayor provecho obtienen de su trabajo. 10 Y si uno de ellos cae, el otro lo levanta.

Eclesiastés 4:12
Uno solo puede ser vencido, pero dos podrán resistir. Y además, la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente.

Hechos 28:15
Oyendo de nosotros los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro de Apio y las Tres Tabernas. Al verlos, Pablo dio gracias a Dios y cobró aliento.

D. Es difícil estar solo y no contar con el apoyo de otros:

Eclesiastés 4:10
¡Ay del que cae estando solo, pues no habrá quien lo levante!

2 Timoteo 4:16
En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon.

2. Razones para reunirse

A. Edificación e inspiración:

1 Corintios 14:3,4
El que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. 4 […] El que profetiza, edifica a la iglesia.

1 Corintios 14:26
Cuando se reúnan, cada cual aporte salmo, enseñanza, revelación, lenguas o interpretación. Que todo se haga para edificación.

B. Leer la Palabra juntos:

Nehemías 8:1–3,8
Todo el pueblo se reunió […], y pidieron al escriba Esdras que trajera el libro de la Ley de Moisés que el Señor había dado a Israel. 2 Entonces […] Esdras […] 3 leyó en el libro […] desde el amanecer hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos […]. 8 Y leyeron en el libro de la Ley de Dios, interpretándolo y dándole el sentido para que entendieran la lectura.

Hechos 15:30,31
Se dirigieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación le entregaron la carta. 31 Cuando los hermanos la leyeron, se alegraron mucho por el consuelo que les daba.

1 Timoteo 4:13
Dedícate a leer en público las Escrituras, a animar a los hermanos y a instruirlos.

(V. también Hechos 16:4; Colosenses 4:16; 1 Tesalonicenses 5:27.)

C. Exhortación e instrucción:

Hechos 15:32
Consolaron y animaron mucho con sus palabras a los hermanos.

Hechos 20:7
Reunidos los discípulos […], Pablo les enseñaba.

Hebreos 10:25
…no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros.

(V. también Hechos 11:22,23; 15:36,41.)

D. Orar por algo importante:

1 Timoteo 4:14
No descuides los dones que tienes y que Dios te concedió cuando, por inspiración profética, los ancianos de la iglesia te impusieron las manos.

Santiago 5:14
Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él.

E. Oración en grupo:

Hechos 1:13–15
[120 discípulos congregados en el aposento alto para orar.]

Hechos 12:5,12
Mientras Pedro estaba en la cárcel, todos los miembros de la iglesia oraban a Dios por él en todo momento. 12 [Cuando salió de la cárcel] Pedro se fue a la casa de María, la madre de Juan Marcos, pues muchos de los seguidores de Jesús estaban orando allí.

F. Celebrar la eucaristía:

Hechos 20:7
Reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba.

Hechos 2:42
Eran fieles […] en reunirse para partir el pan y en la oración.

G. Hablar de asuntos importantes:

Hechos 15:2,4
Pablo y Bernabé no estaban de acuerdo con eso, y discutieron con ellos. Por esa razón, los de la iglesia de Antioquía les pidieron a Pablo y a Bernabé que fueran a Jerusalén, y trataran de resolver ese problema con los apóstoles y los líderes de la iglesia en esa ciudad. 4 Pablo y Bernabé llegaron a Jerusalén. Allí fueron recibidos por los miembros de la iglesia, los apóstoles y los líderes.

Hechos 20:17
Estando en Mileto, Pablo mandó llamar a los ancianos de la iglesia de Éfeso.

Hechos 21:17–19
Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con alegría. 18 Al día siguiente, Pablo fue con nosotros a visitar a Santiago, y allí estaban también todos los ancianos. 19 Pablo los saludó, y luego les contó detalladamente las cosas que Dios había hecho por medio de él entre los no judíos.

H. Hacer un esfuerzo por confraternizar:

(V. Hechos 21:3,4; 27:2,3; 28:13,14.)

3. Acerca de las reuniones

A. Todos pueden contribuir a la reunión:

1 Corintios 14:26
Cuando se reúnan, cada cual aporte salmo, enseñanza, revelación, lenguas o interpretación. Que todo se haga para edificación.

B. Mantener el orden y la unidad en las reuniones:

Hechos 4:32
La multitud de los que habían creído eran de un corazón y un alma.

1 Corintios 14:33,40
Dios es Dios de paz y no de confusión. 40 Háganlo todo decentemente y con orden.

(V. también 1 Corintios 11:17–34; 14:23–31; Santiago 2:2–4.)

C. Cantar juntos durante las reuniones:

Esdras 3:11
Cantaban, alabando y dando gracias al Señor.

Mateo 26:30
Cuando hubieron cantado el himno, salieron.

Hebreos 2:12
Hablaré de Ti a mis hermanos, y te cantaré alabanzas cuando ellos se reúnan para adorarte.

D. Finalizar las reuniones con oración:

Hechos 20:36
Después de decir esto, Pablo se puso de rodillas y oró con todos ellos.

Hechos 21:5,6
Salimos acompañándonos todos, con sus mujeres e hijos, hasta fuera de la ciudad; y puestos de rodillas en la ribera, oramos. 6 Y abrazándonos los unos a los otros, subimos al barco, y ellos se volvieron a sus casas.

E. Reunirse con frecuencia:

Hechos 2:46
Perseverando unánimes cada día […] en las casas.

4. Ser de un mismo sentir y trabajar en armonía

1 Corintios 1:10
Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo les ruego que todos estén siempre de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes. Vivan en armonía, pensando y sintiendo de la misma manera.

1 Corintios 12:25
Que no haya desunión en el cuerpo, sino que cada miembro del cuerpo se preocupe por los otros.

Filipenses 2:2
Llénenme de alegría viviendo todos en armonía, unidos por un mismo amor, por un mismo espíritu y por un mismo propósito.

(V. también Gálatas 2:9; 1 Pedro 3:8.)

5. Aprovechar toda reunión o encuentro para testificar y honrar a Dios

Mateo 9:9–13
Cuando Jesús salió de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado cobrando impuestos para el gobierno de Roma. Entonces Jesús le dijo: «Sígueme». Mateo se levantó y lo siguió. 10 Ese mismo día, Jesús y Sus discípulos fueron a comer a casa de Mateo. Allí también estaban comiendo otros cobradores de impuestos y gente de mala fama. 11 Cuando algunos fariseos vieron a toda esa gente, les preguntaron a los discípulos: «¿Por qué su maestro come con cobradores de impuestos y con pecadores?» 12Jesús oyó lo que decían los fariseos y les dijo: «Los que necesitan del médico son los enfermos, no los que están sanos. 13 Mejor vayan y traten de averiguar lo que Dios quiso decir con estas palabras: “Prefiero que sean compasivos con la gente, y no que me traigan ofrendas”. Yo vine a invitar a los pecadores para que sean Mis discípulos, no a los que se creen buenos».

1 Corintios 10:27,31
Si uno que no es creyente los invita a comer, y ustedes quieren ir, coman de todo lo que les sirvan, sin preguntar nada por motivos de conciencia. 31 En todo caso, lo mismo si comen, que si beben, que si hacen cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.

Publicado en Tour temático de la Biblia: Vida cristiana
© Aurora Production AG, Suiza, 2012

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: