Versiculos biblicos sobre la Codicia

CODICIA

Definición: Afán excesivo por obtener algo, especialmente riquezas.

1. La codicia es diametralmente opuesta a la ley de amor de Jesús, la cual se basa en compartir y en ser generoso.

  • Mateo 10:8b De gracia recibisteis, dad de gracia.
  • Hechos 20:33-35 Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. 34 Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. 35 En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.
  • Romanos 13:8,9 No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. 9Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
  • 1 Corintios 10:24,33 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. 33 como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.
  • 1 Corintios 13:5 [El amor] no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor.
  • 2 Corintios 8:9 Ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con Su pobreza fueseis enriquecidos.
  • 2 Corintios 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.
  • 1 Juan 3:16 En esto hemos conocido el amor, en que Él puso Su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

2. Estar agradecido por las bendiciones de Dios ayuda a evitar la codicia.

  • 1 Crónicas 29:12 Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. [V. también Deuteronomio 8:18.]
  • Salmo 128:1,2 Bienaventurado todo aquel que teme al Señor, que anda en sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, bienaventurado serás, y te irá bien.
  • Proverbios 10:22 La bendición del Señor es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.
  • Proverbios 22:4 Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor del Señor.
  • Eclesiastés 5:19 A todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios. [V. también
  • Eclesiastés 3:13.]
  • 1 Timoteo 6:17 A los ricos de este mundo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.
  • Santiago 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

3. La codicia es falta de fe en que Dios proveerá amorosamente para nuestras necesidades físicas.

  • Mateo 6:25-33 [Jesús dijo:] No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el Reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
  • Filipenses 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. [V. también Salmo 84:11b.]
  • Hebreos 13:5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.

4. Dios prohibió la codicia en uno de los diez mandamientos.

  • Éxodo 20:17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
  • [V. también Romanos 7:7.]

5. La codicia constituye un obstáculo en nuestra relación con el Señor y nos impide madurar espiritualmente.

  • Mateo 13:22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la Palabra, pero las preocupaciones de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la Palabra, y se hace infructuosa.
  • Marcos 8:36,37 ¿Qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? 37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?
  • Lucas 12:15 Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.
  • 1 Timoteo 6:6-10 Gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
  • 2 Timoteo 2:4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
  • 1 Juan 2:15-17 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
  • 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
  • 1 Juan 3:17 El que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?

6. Ejemplos de cómo conduce la codicia a otros pecados:

  • Salmo 10:3 [Orgullo:] El malo se jacta del deseo de su alma, bendice al codicioso, y desprecia al Señor.
  • Isaías 56:11b [Egoísmo y egocentrismo:] Todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su propio provecho, cada uno por su lado.
  • Ezequiel 33:31 [Transigencia y desobediencia:] Vendrán a ti [al profeta] como viene el pueblo, y estarán delante de ti como pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia.
  • Miqueas 2:2 [Robo y violencia:] Codician las heredades, y las roban; y casas, y las toman; oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su heredad.
  • Miqueas 3:11 [Hipocresía y engaño:] Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en el Señor, diciendo: ¿No está el Señor entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros.

7. Ejemplos de la severidad de Dios para con los que cometieron el pecado de codicia:

  • Josué 7:20-21,24-26 [La codicia de Acán hizo que Israel perdiera una batalla decisiva. Acán y su familia pagaron las consecuencias con su vida:] Acán respondió a Josué diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra el Señor el Dios de Israel, y así y así he hecho.
  • 21 Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello. […]
  • 24 Entonces Josué, y todo Israel con él, tomaron a Acán hijo de Zera, el dinero, el manto, el lingote de oro, sus hijos, sus hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda y todo cuanto tenía, y lo llevaron todo al valle de Acor. 25 Y le dijo Josué : ¿Por qué nos has turbado? Túrbete el Señor en este día. Y todos los israelitas los apedrearon, y los quemaron después de apedrearlos. 26 Y levantaron sobre él un gran montón de piedras, que permanece hasta hoy. Y el Señor se volvió del ardor de su ira. Y por esto aquel lugar se llama el Valle de Acor [turbación], hasta hoy.
  • [V. Josué 7:10-26.]
  • 1 Samuel 15:9,26 [La codicia contribuyó a la desobediencia del rey Saúl, y a la larga lo llevó a perder el reino:] Saúl y el pueblo perdonaron a Agag, y a lo mejor de las ovejas y del ganado mayor, de los animales engordados, de los carneros y de todo lo bueno, y no lo quisieron destruir; mas todo lo que era vil y despreciable destruyeron. 26 Y Samuel respondió a Saúl: […] porque desechaste la Palabra del Señor, y el Señor te ha desechado para que no seas rey sobre Israel. [V. los versículos 1-28.]
  • 2 Reyes 5:20,26,27 [La codicia de Giezi fue castigada con la lepra:] Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive el Señor, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. […] 26 Él [Eliseo] entonces le dijo: […] ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? 27 Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve. [V. versículos 15-27.]

8. La codicia se supera esforzándose por ayudar al prójimo.

  • Salmo 37:26 [El piadoso] en todo tiempo tiene misericordia, y presta; y su descendencia es para bendición.
  • Salmo 112:5a,9 El hombre de bien tiene misericordia, y presta. […] Reparte, da a los pobres; su justicia permanece para siempre; su poder será exaltado en gloria.
  • Proverbios 3:27,28 No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo. 28 No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve, y mañana te daré, cuando tienes contigo qué darle.
  • Proverbios 11:24,25 Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. 25 El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.
  • Proverbios 13:7 Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada; y hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas.
  • Proverbios 19:17 Al Señor presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.
  • Mateo 5:42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.
  • Lucas 6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.
  • 1 Corintios 10:33 También yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.
  • Hechos 20:35 En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.

9. Poniendo el corazón y la mira en los valores espirituales también se vence la codicia.

  • Salmo 119:14,36 [Ambicionemos los tesoros de la Palabra de Dios:] Me he gozado en el camino de Tus testimonios más que de toda riqueza. 36 Inclina mi corazón a Tus testimonios, y no a la avaricia.
  • Salmo 119:162 Me regocijo en Tu Palabra como el que halla muchos despojos.
  • Proverbios 22:1 De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro.
  • Jeremías 9:23,24 [Esforcémonos por sostener una relación más íntima con Jesús:] Así dijo el Señor: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que Yo soy el Señor, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice el Señor.
  • 1 Corintios 12:31 Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aún más excelente. [Sigue a este versículo el capítulo 13 de la 1ª epístola a los Corintios, conocido pasaje en el que Pablo diserta sobre la importancia del amor. V. también
  • 1 Corintios 14:39.]
  • Colosenses 3:2 [Pidamos al Señor que nos ayude a tener una mentalidad celestial:] Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la Tierra.

10. Un dirigente no puede permitirse ser codicioso. La codicia y el materialismo han acarreado la caída de la iglesia institucionalizada.

  • Éxodo 18:21 Escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.
  • Proverbios 28:16 El príncipe falto de entendimiento multiplicará la extorsión; mas el que aborrece la avaricia prolongará sus días.
  • Isaías 1:23-26 Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno, y van tras las recompensas; no hacen justicia al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda. […] 25 y volveré mi mano contra ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré toda tu impureza. 26 Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como eran antes; entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel.
  • Isaías 56:11,12 Esos perros comilones son insaciables; y los pastores mismos no saben entender; todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su propio provecho, cada uno por su lado. 12 Venid, dicen, tomemos vino, embriaguémonos de sidra; y será el día de mañana como este, o mucho más excelente.
  • Jeremías 6:13,15 Desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores. 15 ¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza; por tanto, caerán entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice el Señor.
  • Mateo 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
  • 1 Timoteo 3:2,3 Es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro.
  • 1 Pedro 5:2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto. [V. también
  • Tito 1:11.]
  • 2 Pedro 2:1-3 Hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: