Versiculos biblicos sobre la Competitividad

COMPETITIVIDAD

Definición: Rivalidad para conseguir un fin.

1. En el mundo el espíritu competitivo se considera una virtud, ¡pero el Señor no lo ve de esa manera!

  • Lucas 22:24-26 Hubo también entre ellos [los discípulos de Jesús] una disputa sobre quién de ellos sería el mayor. 25 Pero Él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; 26 mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. [V. también Mateo 20:26-28;
  • Marcos 9:34,35; Lucas 9:46.]
  • Marcos 9:33b-35 [Jesús] les preguntó: ¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? 34 Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. 35 Entonces Él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos.
  • 1 Corintios 1:26-29 [El Señor no se fija en lo que el mundo considera puntos fuertes o talentos.] 26 Mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en Su presencia.
  • 1 Corintios 3:3 Aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
  • [V. también Mateo 20:20-28; Lucas 9:46-48.]

2. Quienes compiten por objetivos mundanos tienen una escala de valores errónea.

  • Jeremías 9:23-24 No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.
  • 24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que Yo soy el Señor, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice el Señor.
  • 1 Corintios 9:25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible [mundana y temporal], pero nosotros, una incorruptible.
  • 1 Timoteo 4:8 El ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.

3. La competitividad terrenal es exaltación del yo, fruto del orgullo, y el Señor no lo bendice.

  • 2 Crónicas 26:16a Cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina.
  • Abdías 1:3 La soberbia de tu corazón te ha engañado, tú que moras en las hendiduras de las peñas, en tu altísima morada; que dices en tu corazón: ¿Quién me derribará a tierra?
  • Jeremías 17:5 Así ha dicho el Señor: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta del Señor.
  • Mateo 23:12 El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

4. El espíritu competitivo mundano no participa de la naturaleza amorosa de Cristo.

  • 1 Corintios 13:4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece.
  • Romanos 12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.
  • Romanos 15:1,3a Los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos.
  • 3a Porque ni aun Cristo se agradó a Sí mismo.
  • Gálatas 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.
  • Filipenses 2:3-4 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

5. La competitividad puede ser causa de divisiones e instrumento del Diablo.

  • 2 Corintios 10:12 No nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos.
  • Santiago 3:14-16 Si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

6. Un espíritu competitivo que glorifique a Dios y no a nosotros es digno de elogio.

  • Mateo 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos.
  • Romanos 11:13-14 [El apóstol Pablo con frecuencia hizo alusión a su ministerio entre los gentiles, pues quería que sus compatriotas los judíos se sintieran impulsados a emular su ejemplo:] A vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, 14 por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos.
  • 1 Corintios 9:24-27 [El apóstol Pablo nos invita a competir en una carrera por una corona celestial que se nos entregará por nuestra diligencia al servicio del Señor:] ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. 26 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, 27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.
  • 2 Timoteo .2:5 [Todo el que desee sobresalir en la obra del Señor debe proceder de manera debida:] También el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.
  • 2 Corintios 9:2b [Pablo dice a los de Acaya que se enorgullece de ellos, por su buena disposición de ayudar a la obra. Expresó:] Vuestro celo ha estimulado a la mayoría.
  • Hebreos 10:24 Considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.

7. El cristiano debe esforzarse por alcanzar objetivos espirituales.

  • Filipenses 1:27b Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio.
  • Filipenses 2:14,16 Haced todo sin murmuraciones y contiendas,
  • 16 asidos de la Palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.
  • Filipenses 3:14 Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. [V. también Lucas 16:16.]
  • 2 Timoteo .4:7-8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.
  • Hebreos 12:1,2a Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2a puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.
  • Apocalipsis 3:21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en Mi trono, así como Yo he vencido, y me he sentado con Mi Padre en Su trono. [V. también Apocalipsis 12:11.]

8. Nuestra competencia se limita al ámbito espiritual, al combate con nuestros adversarios el Diablo y el mundo, sobre los cuales triunfaremos.

  • Efesios 6:12 No tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
  • 2 Corintios 10:3-4 Aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.
  • 1 Timoteo 6:12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.
  • 1 Pedro 5:8,9a Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe.
  • Romanos 8:37 En todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
  • 1 Juan 5:4-5 Todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: