Versiculos biblicos sobre la Conciencia

CONCIENCIA

Definición: Conocimiento interior del bien y del mal.

1. La conciencia es la voz de Dios que orienta al hombre.

  • Proverbios 20:27 Lámpara del Señor es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón. [V. también Job 32:8.]
  • Isaías 30:21 Tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.
  • Juan 1:9 [El Espíritu de Jesús toca el corazón de toda persona:] Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. [V. también Juan 14:6.]
  • Romanos 2:14-15 [Aun quienes no han reconocido que Jesús es el Salvador tienen conciencia para discernir el bien del mal. El Señor ha dotado a todo hombre de esa conciencia.] Cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos.

2. Cada uno opta por hacer caso o no a lo que le dicta su conciencia.

  • Job 27:6b No me reprochará mi corazón en todos mis días.
  • Hechos 24:16 Procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres.
  • 2 Corintios 1:12 Nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros.
  • 1 Timoteo 3:9 Que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia.

3. Cuando pecamos, la conciencia nos mueve a contrición.

  • Job 15:20a,21a,24a Todos sus días, el impío es atormentado de dolor. 21a Estruendos espantosos hay en sus oídos. 24aTribulación y angustia le turbarán, y se esforzarán contra él.
  • Salmo 40:12b [El rey David rezó así:] Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista. Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla.
  • Salmo 73:21 Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas.
  • Isaías 59:12 Nuestras rebeliones se han multiplicado delante de Ti, y nuestros pecados han atestiguado contra nosotros; porque con nosotros están nuestras iniquidades, y conocemos nuestros pecados:
  • Romanos 1:18-19 [Dios mueve a contrición a todos los hombres cuando obran mal.] La ira de Dios se revela desde el Cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; 19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.

4. Cuando se resiste la verdad, ésta pierde eficacia. Si no hacemos caso de la voz de la conciencia, a la larga nos volvemos sordos a ella.

  • Jeremías 6:15a ¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza.
  • Mateo 6:22-23 La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; 23 pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?
  • [V. también Lucas 11:34,35.]
  • Romanos 1:21 Habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.
  • Efesios 4:17-19 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; 19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.
  • 2 Tesalonicenses 2:10-12 Con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.
  • 1 Timoteo 4:2 Hipocresía y mentirosos cuya conciencia está cauterizada.
  • Tito 1:15 Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.
  • 2 Tesalonicenses 2:7 [En los Días Postreros, el Espíritu Santo dejará de punzar conciencias y de contener la anarquía y la rebeldía del hombre; entonces se desatará el infierno en la Tierra:] Ya está en acción el misterio de la iniquidad [el espíritu del Anticristo]; sólo que hay quien al presente lo detiene [el Espíritu Santo], hasta que Él a su vez sea quitado de en medio.

5. Ejemplos bíblicos de remordimiento:

  • Génesis 3:6b-11 [Tras comer del fruto prohibido, a Adán y Eva les remordía la conciencia:] Y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Y oyeron la voz del Señor Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto. Mas el Señor Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 10 Y él respondió: Oí Tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que Yo te mandé no comieses?
  • Génesis 42:21 [Los hermanos de José] decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos; por eso ha venido sobre nosotros esta angustia.
  • Éxodo 9:27 [El faraón de Egipto:] Entonces Faraón envió a llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: He pecado esta vez; el Señor es justo, y yo y mi pueblo impíos.
  • 1 Samuel 24:5-6 [Al rey David le pesó haber cortado el manto de Saúl en secreto:] Después de esto se turbó el corazón de David, porque había cortado la orilla del manto de Saúl. Y dijo a sus hombres: El Señor me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido del Señor, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido del Señor.
  • 2 Samuel 24:10 [El rey David:] Después que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y dijo David al Señor: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Señor, te ruego que quites el pecado de Tu siervo, porque yo he hecho muy neciamente.
  • Esdras 9:6 [Esdras, sacerdote y escriba, confesó:] Dios mío, confuso y avergonzado estoy para levantar, oh Dios mío, mi rostro a Ti, porque nuestras iniquidades se han multiplicado sobre nuestra cabeza, y nuestros delitos han crecido hasta el cielo.
  • Daniel 5:6 [El rey Belsasar de Babilonia:] El rey palideció, y sus pensamientos lo turbaron [al ver escrito en la pared el mensaje sobre los castigos de Dios], y se debilitaron sus lomos, y sus rodillas daban la una contra la otra.
  • Mateo 26:75 [El apóstol Pedro:] Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente. [V. también Marcos 14:72 y Lucas 22:61,62.]
  • Mateo 27:3-5 [Judas Iscariote:] Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú! Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.
  • Juan 8:9 [Los escribas y fariseos que acusaron a la ramera y estuvieron a punto de matarla a pedradas:] Ellos, al oír esto [la defensa que presentó Jesús en favor de la mujer], acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.
  • Hechos 2:37 [La muchedumbre a la que el apóstol Pedro habló y dio testimonio de Jesús:] Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?
  • Hechos 9:5 [Saulo de Tarso, que persiguió a los cristianos y después se convirtió en el apóstol Pablo:] Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. [Es decir, le remordía la conciencia]. [V. también Hechos 26:14.]

6. La salvación por medio de la gracia nos limpia la conciencia de remordimiento por pecados anteriores.

  • Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
  • Hebreos 9:14 ¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
  • Hebreos 10:22 Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.
  • 1 Juan 3:19-21 En esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de Él; 20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y Él sabe todas las cosas. 21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios.
  • [V. también Remordimiento y condenación, apartados 3 y 4,
  • página 320.]

7. Obrar en contra de la propia conciencia contraviene la fe y es pecado.

  • Romanos 14:22a,23b ¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. 23b Todo lo que no proviene de fe es pecado.
  • Romanos 7:22, 23 Según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; 23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
  • 1 Corintios 8:7b [El apóstol Pablo habla de los que antes profesaban religiones paganas y consumían alimentos sacrificados a los ídolos durante ritos de culto a éstos. Luego de convertirse al cristianismo, se tentaban a seguir practicando esos ritos.] Algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina.
  • 1 Timoteo 1:19 Manteniendo la fe y buena conciencia. Por desecharla, algunos naufragaron en cuanto a la fe.

8. Mantener la conciencia limpia ante Dios reafirma nuestras convicciones para sobreponernos a las circunstancias y no hacer caso del qué dirán.

  • Proverbios 28:1 Huye el impío sin que nadie lo persiga; mas el justo está confiado como un león.
  • Hechos 4:19,20 [Los apóstoles Pedro y Juan obedecían la voz de su conciencia.] Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios;
  • 20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.
  • [V. también Hechos 5:29.]
  • Hechos 23:1 Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy.
  • Romanos 9:1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo.
  • Romanos 14:22b Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.
  • 1 Timoteo 1:5 El propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.
  • Hebreos 13:18 Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo.

9. Aunque nuestra conciencia nos permita hacer determinada cosa, de todos modos debemos tener en cuenta la fe de los demás.

  • Romanos 14:1-7 Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones. Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres. El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para Su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme. Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.
  • Romanos 14:14-20 Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo; mas para el que piensa que algo es inmundo, para él lo es. 15 Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme al amor. No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió. 16 No sea, pues, vituperado vuestro bien; 17 porque el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.
  • 18 Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es aprobado por los hombres. 19 Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación. No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; pero es malo que el hombre haga tropezar a otros con lo que come.
  • 1 Corintios 8:9-13 Mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles. 10 Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos? 11 Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió. 12De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis. 13 Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano. [V. también 1 Corintios 10:28-32.]

10. Una conciencia limpia es parte fundamental del ejemplo que debe dar un cristiano.

  • Romanos 13:5 Es preciso obedecer las leyes del país, no sólo para evitar castigos, sino a fin de obrar conforme nuestra convicción de lo que es correcto.] Es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia.
  • 2 Corintios 4:2 Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.
  • Hebreos 13:18 Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo.
  • 1 Pedro 3:16 Teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: