Versiculos biblicos sobre La Fascinación por el Mal

IBBN

FASCINACIÓN POR EL MAL

Definición: Fascinación es una atracción irresistible.

1. El Señor aborrece el mal. Por eso quienes sienten atracción por el mal se alejan de Dios.

  • Génesis 6:5,6 Vio el Señor que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió el Señor de haber hecho hombre en la Tierra, y le dolió en Su corazón.
  • Salmo 66:18 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.
  • Proverbios 1:28,29 Me llamarán, y no responderé; me buscarán de mañana, y no me hallarán. 29 Por cuanto aborrecieron la sabiduría, y no escogieron el temor del Señor,
  • Proverbios 6:16,18 Seis cosas aborrece el Señor, y aun siete abomina Su alma: […] 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal,
  • Proverbios 15:26a Abominación son al Señor los pensamientos del malo.
  • Isaías 59:2 Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.
  • Miqueas 3:4 Clamaréis al Señor, y no os responderá; antes esconderá de vosotros Su rostro en aquel tiempo, por cuanto hicisteis malvadas obras.
  • 1 Corintios 10:5,6 De los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.

2. No es pecado ser tentados por el mal; la tentación deviene en pecado cuando cobijamos esos malos pensamientos.

  • Romanos 7:19-23 [El Enemigo siempre procura tentarnos; de todos modos, no debemos ceder a las tentaciones.] No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. 21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. 22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; 23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
  • 1 Tesalonicenses 3:5 También yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase en vano.
  • Santiago 1:13,14 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni Él tienta a nadie; 14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

3. No podemos albergar al mismo tiempo los pensamientos de Satanás y los del Señor.

  • Mateo 6:24a Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro.
  • Lucas 11:34 La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas.
  • Romanos 6:16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?
  • 1 Corintios 10:21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.
  • 2 Corintios 6:14b ¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

4. El Señor castiga a los que se dejan seducir por el mal en lugar de elegir los caminos de Dios.

  • Deuteronomio 30:19 A los Cielos y a la Tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia.
  • 1 Reyes 18:21a Acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si el Señor es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. [V. también Amós 5:15.]
  • Proverbios 1:29-31 Por cuanto aborrecieron la sabiduría [divina], y no escogieron el temor del Señor, 30 ni quisieron mi consejo, y menospreciaron toda reprensión mía, 31 comerán del fruto de su camino, y serán hastiados de sus propios consejos.
  • Isaías 65:12 Yo también os destinaré a la espada, y todos vosotros os arrodillaréis al degolladero, por cuanto llamé, y no respondisteis; hablé, y no oísteis, sino que hicisteis lo malo delante de mis ojos, y escogisteis lo que me desagrada.
  • Isaías 66:4 También yo escogeré para ellos escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron; porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron, sino que hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que me desagrada.

5. Los que consienten los pensamientos del Diablo a la larga los ponen por obra.

  • Proverbios 23:7a Cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.
  • Mateo 12:34b,35 [«El pensamiento es la semilla de la acción.» Emerson.] De la abundancia del corazón habla la boca. 35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.
  • Romanos 1:21,28 Habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen.
  • Santiago 1:15 La concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

6. Aunque en un principio parezca inocente, ¡juguetear con el Diablo es mortal!

  • Génesis 3:1a [Solo Dios es más inteligente que el Diablo. Sin Su ayuda, no podemos lidiar con esa astuta serpiente:] La serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho.
  • Proverbios 26:24,25 [Necesitamos discernimiento para darnos cuenta cuando los demás nos quieren engañar:] El que odia disimula con sus labios; mas en su interior maquina engaño.
  • 25 Cuando hablare amigablemente, no le creas; porque siete abominaciones hay en su corazón. [V. también Proverbios 12:20; Jeremías 9:4-8.]
  • Mateo 7:13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella.
  • Lucas 22:31 Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo.
  • 2 Corintios 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, también corrompa vuestros pensamientos apartándolos de la sencillez de Cristo.
  • 1 Pedro 5:8,9 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

7. ¡Ni por un instante demos lugar al mal!

  • Proverbios 3:31 No envidies al hombre injusto, ni escojas ninguno de sus caminos.
  • Proverbios 4:14-16 No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos. 15 Déjala, no pases por ella; apártate de ella, pasa. 16 Porque no duermen ellos si no han hecho mal, y pierden el sueño si no han hecho caer a alguno.
  • Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.
  • Mateo 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.
  • Lucas 8:13 [Si nos alejamos de la Palabra de Dios por mucho tiempo, nos convertimos en presa fácil de los ataques del Enemigo:] Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan.
  • 2 Corintios 10:5 [Derribemos] argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y [llevemos] cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.
  • Efesios 4:26,27 No pequéis […] 27 ni deis lugar al Diablo.

8. No dejemos al Diablo un resquicio por donde pueda entrar. Evitemos las situaciones que puedan conducir a las tentaciones.

  • Deuteronomio 7:25,26 Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego; no codiciarás plata ni oro de ellas para tomarlo para ti, para que no tropieces en ello, pues es abominación al Señor tu Dios; 26 y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema.
  • Salmo 101:3 No pondré delante de mis ojos cosa injusta. Aborrezco la obra de los que se desvían; ninguno de ellos se acercará a mí.
  • Salmo 119:37 [David rogó con fervor:] Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en Tu camino.
  • Proverbios 4:25-27 Tus ojos miren lo recto, y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. 26 Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. 27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal.
  • 1 Pedro 3:11 Apártese del mal, y haga el bien; busque la paz, y sígala.

9. No tengamos trato con los que promueven el mal.

  • Efesios 5:6,7,11 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.
  • No seáis, pues, partícipes con ellos. 11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas.
  • Éxodo 23:2a No seguirás a los muchos para hacer mal.
  • Salmo 1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado.
  • Proverbios 1:10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, no consientas.
  • Proverbios 4:14,15 No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos. 15 Déjala, no pases por ella; apártate de ella, pasa.
  • Proverbios 24:1,2 No tengas envidia de los hombres malos, ni desees estar con ellos; Porque su corazón piensa en robar, e iniquidad hablan sus labios.
  • 2 Corintios 6:14-18 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán Mi pueblo. 17 Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y Yo os recibiré, 18 Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.
  • Efesios 5:11 No participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas.
  • 2 Pedro 3:17 Vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.
  • Apocalipsis 18:4 Oí otra voz del Cielo, que decía: Salid de ella [de Babilonia], pueblo Mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas.
  • [V. también Malas compañías, página 231.]

10. Oremos para aborrecer la basura del Diablo

  • Salmo 97:10a Los que amáis al Señor, aborreced el mal.
  • Salmo 119:104 De Tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.
  • Proverbios 8:13 El temor del Señor es aborrecer el mal; la soberbia y la arrogancia, el mal camino, y la boca perversa, aborrezco.
  • Amós 5:15a Aborreced el mal, y amad el bien.
  • Romanos 12:9b Aborreced lo malo, seguid lo bueno.

11. El Señor puede guardarnos del mal cuando ponemos de nuestra parte.

  • Job 5:19 En seis tribulaciones te librará, y en la séptima no te tocará el mal.
  • Mateo 6:13 [Mantengamos lazos estrechos con Dios por medio de la oración, como hacía Jesús:] No nos dejes caer en tentación.
  • 1 Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.
  • Efesios 6:13 Tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
  • 2 Pedro 2:9b Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos.
  • Apocalipsis 3:10 [Apoyémonos firmemente en lo que dice la Palabra de Dios:] Por cuanto has guardado la palabra de Mi paciencia, Yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la Tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: