Versiculos biblicos sobre la Ira y Mal genio

IRA Y MAL GENIO

Definición: La ira es un violento sentimiento de indignación o enojo.

1. La Palabra de Dios nos advierte claramente que no debemos dejarnos llevar por la ira o el enojo.

  • Santiago 1:19-20 Mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.
  • Salmo 37:8 Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo.
  • Eclesiastés 7:9 No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios.

2. La ira abre una brecha en nuestro muro de defensa espiritual.

  • Proverbios 16:32 Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu que el que toma una ciudad.
  • [V. también Proverbios 14:29.]
  • Proverbios 25:28 Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda.

3. Con frecuencia la ira nace del orgullo y el egoísmo.

  • Proverbios 21:24 Escarnecedor es el nombre del soberbio y presuntuoso que obra en la insolencia de su presunción.
  • Santiago 4:1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?

4. Si damos lugar a la ira -actitud poco cristiana-, seremos nosotros mismos los que paguemos las consecuencias.

  • Proverbios 19:19a El que se deja arrebatar por la ira llevará el castigo.
  • Proverbios 25:8 No entres apresuradamente en pleito, no sea que no sepas qué hacer al fin, después que tu prójimo te haya avergonzado.
  • Mateo 5:22a Yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano será culpable de juicio.
  • Romanos 12:19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, Yo pagaré, dice el Señor.

5. El hombre prudente reprime el mal genio, porque sabe que podría conducir a errores y causar mayores perjuicios.

  • Números 20:7,8,10-12; Salmo 106:32,33 [Moisés se deja llevar por la ira y ello lo lleva a perder la bendición de Dios, el privilegio de entrar a la cabeza del pueblo a la Tierra Prometida:] Habló el Señor a Moisés, diciendo: Toma la vara, […] y hablad a la peña a vista de ellos [los de la congregación rebelde]; y ella dará su agua […]. 10 Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: ¡Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña? 11 Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. 12 Y el Señor dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en Mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado. Salmo 106:32,33 También le irritaron en las aguas de Meriba; y le fue mal a Moisés por causa de ellos 33 Porque hicieron rebelar a su espíritu, y habló precipitadamente con sus labios.
  • Proverbios 29:11 El necio da rienda suelta a toda su ira, mas el sabio al fin la sosiega.
  • Proverbios 14:17a El que fácilmente se enoja hará locuras.
  • Proverbios 14:29 El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.
  • Proverbios 19:11 La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa.
  • Proverbios 29:22 El hombre iracundo levanta contiendas, y el furioso muchas veces peca.
  • Eclesiastés 5:2,6a No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el Cielo, y tú sobre la Tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. 6a No dejes que tu boca te haga pecar.

6. Es más prudente todavía quien ayuda a los demás a reprimir el mal genio.

  • Proverbios 15:1 La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor. [V. también Proverbios 29:8b.]
  • Proverbios 15:18b El que tarda en airarse apacigua la rencilla.
  • Génesis 13:7-9 [Abraham actúa juiciosamente y pone paz entre los pastores de su sobrino Lot y los de él.] Hubo contienda entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot; y el cananeo y el ferezeo habitaban entonces en la tierra. Entonces Abram dijo a Lot: No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos. ¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda.
  • 1 Samuel 25:1-35 [Abigail actúa prudentemente al aplacar la ira de David, futuro rey de Israel, que quería matar al marido de ella:] Dijo David a Abigail: Bendito sea el Señor Dios de Israel, que te envió para que hoy me encontrases. 33 Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano.

7. Debemos desechar la ira y orar para que el Señor nos dé en su lugar amor, paciencia, mansedumbre y actitud de perdón.

  • 1 Corintios 13:5 [El amor] no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor.
  • Efesios 4:31-32 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
  • Colosenses 3:8,12-15 Dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; 13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. 15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
  • Efesios 4:26b No se ponga el sol sobre vuestro enojo.
  • [V. también Santiago 3:17,18.]

8. Aunque debemos evitar la ira humana, también tiene su lugar la justa indignación o ira inspirada por Dios. Hay momentos en que se debe denunciar el mal, las conductas indebidas y la injusticia. Sin embargo, en esos casos es preciso determinar que se trata de la ira de Dios y no de la propia.

  • Proverbios 25:23 El viento del norte ahuyenta la lluvia, y el rostro airado la lengua detractora.
  • Efesios 4:26a Airaos, pero no pequéis.
  • Jueces 14:19; 15:14,15; 16:28-30 [En varias oportunidades el Señor ungió a Sansón de modo que se enojara, y esa ira sirvió para derrotar a los enemigos de Su pueblo.] El Espíritu del Señor vino sobre él, y descendió a Ascalón y mató a treinta hombres de ellos; y tomando sus despojos, dio las mudas de vestidos a los que habían explicado el enigma; y encendido en enojo se volvió a la casa de su padre. 15:14-15 […] Los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu del Señor vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos. 15 Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres. 16:28-30 Entonces clamó Sansón al Señor, y dijo: Señor Dios, acuérdate ahora de mí, y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos. 29 Asió luego Sansón las dos columnas de en medio, sobre las que descansaba la casa […]. Entonces se inclinó con toda su fuerza, y cayó la casa sobre los principales, y sobre todo el pueblo que estaba en ella. Y los que mató al morir fueron muchos más que los que había matado durante su vida.
  • Marcos 3:5 [Con frecuencia, Jesús sintió dentro de Sí la ira de Dios, como por ejemplo cuando Sus hipócritas adversarios religiosos se quedaron observando para ver si quebrantaría las Leyes de Moisés sanando en día de reposo al hombre que tenía la mano atrofiada:] Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana. [V. los versículos 1-4.]
  • Juan 2:14-16 16 [El mejor ejemplo de la ira de Jesús lo hallamos en el episodio en que se encontró con unos que robaban y explotaban a los pobres en nombre de Dios:] [Jesús] halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. 15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; 16 y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de Mi Padre casa de mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: