Versiculos biblicos sobre la susceptibilidad

LA SUSCEPTIBILIDAD

Definición: En este contexto, susceptibilidad es la tendencia a ofenderse fácilmente; ser quisquilloso; sentimientos heridos.

1. La susceptibilidad es un síntoma de orgullo; nos sentimos heridos y nos abatimos cuando se nos señalan nuestros errores.

  • Pro.11:2 Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; mas con los humildes está la sabiduría.
  • Pro.16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu.
  • Pro.29:23a La soberbia del hombre le abate.
  • 1Tim.3:6 No un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del Diablo.

2. Si somos susceptibles es porque no nos estamos aferrando al Señor y a Su Palabra.

  • Sal.119:165 Mucha paz tienen los que aman Tu ley, y no hay para ellos tropiezo.
  • Isa.26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.
  • Isa.32:17 Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.
  • Fil.4:6,7 [Si algo te molesta, encomiéndaselo al Señor en oración, y Él te dará paz.] Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

3. Al ser susceptibles nos ofendemos y terminamos creyéndonos las mentiras del Diablo y desanimándonos.

  • Pro.23:7a Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.
  • Jon.2:8 Los que siguen vanidades ilusorias, Su misericordia abandonan.
  • Zac.7:10b Ninguno piense mal en su corazón contra su hermano. [V. también 8:17a.]

4. Los que se ofenden fácilmente no son muy fuertes, sino poco espirituales.

  • Pro.14:17a El que fácilmente se enoja hará locuras. [V. también 16:32; Stg.1:19.]
  • 1Cor.3:1,2 De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía.

5. Si somos susceptibles nos resulta difícil recibir consejos, por lo que se entorpece nuestra formación y crecimiento espiritual.

  • Pro.4:13 Retén el consejo, no lo dejes; guárdalo, porque eso es tu vida.
  • Pro.6:23 Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen.
  • Pro.15:31-33 [Estar abierto a las ideas ajenas demuestra humildad y verdadera grandeza.] El oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará. El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; mas el que escucha la corrección tiene entendimiento. El temor del Señor es enseñanza de sabiduría; y a la honra precede la humildad.
  • Pro.19:20 Escucha el consejo, y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez.
  • Efe.4:15 [La sinceridad trae progresos y crecimiento.] Sino que hablando la verdad en un espíritu de amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.
  • Heb.12:11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

6. La susceptibilidad nos impide ser sinceros y comunicarnos abiertamente, con lo cual sufre nuestra relación con los demás.

  • 1Re.18:17,18; 21:20 [El orgulloso, desobediente y susceptible rey Acab acusó falsamente al profeta Elías de ser un enemigo y alborotador, porque le dio al rey el mensaje de Dios de corrección:] Cuando Acab vio a Elías, le dijo: ¿Eres tú el que turbas a Israel? Y él respondió: Yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, dejando los mandamientos del Señor, y siguiendo a los baales. … Y Acab dijo a Elías: ¿Me has hallado, enemigo mío? El respondió: Te he encontrado, porque te has vendido a hacer lo malo delante del Señor. [V. también 22:8,27.]
  • Gál.4:16 [Pablo le dijo a los hermanos en Galacia:] ¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad?
  • Pro.9:8 No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará.
  • Pro.18:19 El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar.
  • Amós 3:3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?
  • 1Cor.1:10 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

7. La susceptibilidad persistente nos puede hacer perder nuestra utilidad.

  • Sal.81:11,12 Pero Mi pueblo no oyó Mi voz, e Israel no me quiso a Mí. Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; caminaron en sus propios consejos.
  • Pro.15:10,32 La reconvención es molesta al que deja el camino; y el que aborrece la corrección morirá. … El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; mas el que escucha la corrección tiene entendimiento.
  • Pro.28:13a El que encubre sus pecados no prosperará.
  • Isa.30:9-11 [Este es el resultado final de la susceptibilidad desenfrenada y no estar dispuesto a recibir corrección:] Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley del Señor; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel.
  • Mat.5:13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. [V. también Mar.9:50; Luc.14:34,35.]
  • Mat.13:15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y con el corazón entiendan, y se conviertan, y Yo los sane.

8. Como buenos soldados en el ejército del Señor, tenemos que aprender a aguantar.

  • 2Tim.2:3 Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
  • Mat.16:24,25 Entonces Jesús dijo a Sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de Mí, la hallará.
  • 1Cor.15:31b Cada día muero.
  • 2Cor.5:15 Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
  • Gál.2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

9. El Señor nos puede ayudar a superar la susceptibilidad si estamos decididos a cambiar.

  • Sal.138:8a El Señor cumplirá Su propósito en mí.
  • Pro.13:18 Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; mas el que guarda la corrección recibirá honra. [V. también 15:5.]
  • Pro.25:12 Como zarcillo de oro y joyel de oro fino es el que reprende al sabio que tiene oído dócil.
  • 1Cor.15:57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
  • 2Cor.5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
  • Fil.4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
  • Heb.12:1b Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

10. Tenemos que velar los unos por los otros y ser «guardianes de nuestro hermano».

  • Lev.19:17,18 [El amor corrige a los demás y no se resiente ni se enfada con ellos.] No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado. No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo el Señor.
  • Pro.28:23 [Vale la pena ser sinceros.] El que reprende al hombre, hallará después mayor gracia que el que lisonjea con la lengua.
  • Mat.18:15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.
  • Luc.17:3-5 [¡Hace falta mucho amor y fe para velar los unos por los otros!] Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale. Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
  • Gál.6:1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.
  • Efe.5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.
  • Col.3:12,14 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, … de humildad, … Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
  • 2Tim.4:2 Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
  • Heb.3:13 Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.
  • 1Pe.5:5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

11. Cuanto más luchemos contra la susceptibilidad, menos susceptibles seremos.

  • Job 17:9 No obstante, proseguirá el justo su camino, y el limpio de manos aumentará la fuerza.
  • Sal.141:5a [El gran rey David oró humildemente para poder recibir bien la corrección:] Que el justo me castigue, será un favor, y que me reprenda será un excelente bálsamo que no me herirá la cabeza.
  • Pro.4:18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.

12. Orar para ser sensibles al Espíritu del Señor y a las necesidades ajenas.

  • Rom.12:15 Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.
  • Rom.15:1,2 Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo para su bien, para edificación.
  • 1Cor.12:25b,26 Los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.
  • Fil.2:4 No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.
  • Gál.6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

Extraído del libro devocional “Una Vida mas feliz” – Aurora Productions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: