Versiculos biblicos sobre los celos y la envidia

CELOS Y ENVIDIA

Definición: Los celos son la sospecha, inquietud o temor de que la persona amada prefiera a otro antes que a uno mismo. Envidia es la tristeza, dolor o pesar que produce en alguien el bien ajeno. [V. también Compararse con los demás, página 88.]

1. Los celos y la envidia tienen su origen en el orgullo, la vanidad y el egoísmo.

  • Eclesiastés 4:4 He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.
  • Gálatas 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.
  • 1 Timoteo 6:4 Está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas.
  • 2. Los celos y la envidia manifiestan una actitud de queja.

Génesis 37:4 Viendo sus hermanos [los de José] que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente.

  • Números 16:3 [El rebelde Coré y sus seguidores envidiaron el puesto de dirigente de Moisés y formularon acusaciones falsas contra él:] Se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está el Señor; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación del Señor? [V. Salmo 106:16-18.]
  • 1 Samuel 18:7-9 Cantaban las mujeres que danzaban, y decían: Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles. Y se enojó Saúl en gran manera, y le desagradó este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a mí miles; no le falta más que el reino. 9Y desde aquel día Saúl no miró con buenos ojos a David. [V. también los
  • versículos 27,28; 20:30,31.]
  • Mateo 20:8-12 Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros. Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. 10 Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. 11 Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, 12 diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día.
  • Hechos 13:44,45 El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios. 45 Pero viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando.

3. Los celos y la envidia son fruto de nuestro razonamiento terrenal, y debemos superarlos mediante el poder del amoroso Espíritu de Dios.

  • Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? [V. también Mateo 15:19.]
  • Mateo 20:20-28 Se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante Él y pidiéndole algo. 21 Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en Tu Reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a Tu derecha, y el otro a Tu izquierda. […]
  • 24 Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos. 25 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. […] 26 [Jesús señaló:] Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar Su vida en rescate por muchos.
  • Romanos 13:11-14 Conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. 12 La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. 13 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, 14 sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.
  • 1 Corintios 3:3 Aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
  • Gálatas 5:14-16 Toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. 16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.
  • Gálatas 5:19a,21-23 Manifiestas son las obras de la carne, que son: […] 21 envidias […] y cosas semejantes a estas. 22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
  • 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
  • Gálatas 5:24-26 Los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. 25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. 26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.
  • Tito 3:3,4 Nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.
  • Santiago 3:15-17 Esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.
  • Santiago 4:5-7 [La envidia y el orgullo son fruto de nuestra naturaleza pecaminosa, y al Diablo le agrada aprovecharse de ellos. Debemos combatirlos con la Palabra de Dios y la oración.] ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que Él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? Pero Él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al Diablo, y huirá de vosotros.

4. Los celos y la envidia son trampas del Diablo que sólo dan mal fruto.

  • Proverbios 6:34,35 Los celos son el furor del hombre, y no perdonará en el día de la venganza. 35 No aceptará ningún rescate, ni querrá perdonar, aunque multipliques los dones.
  • Proverbios 14:30 El corazón apacible es vida de la carne; mas la envidia es carcoma de los huesos.
  • Proverbios 27:4 Cruel es la ira, e impetuoso el furor; mas ¿quién podrá sostenerse delante de la envidia?
  • Santiago 3:16 Donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

5. Los celos denotan falta de voluntad para compartir y con frecuencia acarrean la pérdida total de lo que no se quiso compartir.

  • Génesis 37:4-11;19,20 [Los hermanos de José sintieron celos de él porque su padre lo trataba con favoritismo. A raíz de ello, procuraron matarlo. Sin embargo, José sobrevivió y prosperó. En cambio, sus hermanos perdieron su riqueza por culpa de una gran escasez de alimentos y se vieron obligados a rogar a José que los ayudara. En los capítulos 45 y 46 se relata el ruego de sus hermanos y el perdón de José.]
  • Proverbios 11:24 Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.
  • Marcos 4:25 Al que tiene, se le dará; y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. [V. también Lucas 8:18.]
  • Gálatas 6:7b Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

6. No envidiemos a los malos.

  • Salmo 37:1 No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. [V. también el versículo 7.]
  • Salmo 73:3,12,14,16-18,21,22a Tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos. […] 12 He aquí estos impíos, sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas. […] 14 Pues he sido azotado todo el día, y castigado todas las mañanas. […] 16 Cuando pensé para saber esto, fue duro trabajo para mí, 17 Hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos.
  • 18 Ciertamente los has puesto en deslizaderos; en asolamientos los harás caer. […] 21 Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. 22a Tan torpe era yo, que no entendía. [V. también Job 21:7-30.]
  • Proverbios 3:31 No envidies al hombre injusto, ni escojas ninguno de sus caminos.
  • Proverbios 23:17 No tenga tu corazón envidia de los pecadores, antes persevera en el temor del Señor todo el tiempo.
  • Proverbios 24:1 No tengas envidia de los hombres malos, ni desees estar con ellos.

7. Los celos y envidia estimulan a obrar mal.

  • Génesis 16:5,6 Sarai dijo a Abram: Mi afrenta sea sobre ti; yo te di mi sierva [Agar] por mujer, y viéndose encinta, me mira con desprecio; juzgue el Señor entre tú y yo. Y respondió Abram a Sarai: He aquí, tu sierva está en tu mano; haz con ella lo que bien te parezca. Y como Sarai la afligía, ella huyó de su presencia.
  • [V. también Génesis 21:9,10.]
  • 1 Samuel 18:6-9 [Saúl tuvo envidia de David e intentó varias veces matarlo.]
  • Ester 5:11,13,14a Les refirió Amán la gloria de sus riquezas, y la multitud de sus hijos, y todas las cosas con que el rey le había engrandecido, y con que le había honrado sobre los príncipes y siervos del rey. […] 13 Pero todo esto de nada me sirve cada vez que veo al judío Mardoqueo sentado a la puerta del rey. 14 Y le dijo Zeres su mujer y todos sus amigos: Hagan una horca de cincuenta codos de altura, y mañana di al rey que cuelguen a Mardoqueo en ella.
  • Daniel 6:3-5 Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino. Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él.
  • Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios. [Entonces procedieron a conspirar en contra de él.]
  • Marcos 11:18 Oyeron [a Jesús predicando] los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina.
  • Hechos 13:44,45 El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios. 45 Pero viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando.

8. Pasajes de la Biblia en que se relatan rivalidades entre hermanos provocadas por la envidia:

  • Génesis 4:3-5,8 Aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda al Señor. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró el Señor con agrado a Abel y a su ofrenda; 5pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. […] Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.
  • Génesis 37,44,45 [Los hermanos de José tuvieron celos de él y planearon matarlo. Sin embargo, cambiaron de opinión, lo vendieron a esclavitud y mintieron a su padre con el cuento de que lo había matado una fiera. Al final se trasladaron a Egipto, donde todos los hermanos se reconciliaron y fueron perdonados.]
  • Números 12:1-2,9a,10b,15a María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado el Señor? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó el Señor. […] 9a Entonces la ira del Señor se encendió contra ellos […] 10b he aquí que María estaba leprosa como la nieve; y miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa. […] 15a Así María fue echada del campamento siete días. [hasta que el Señor tuvo misericordia de ella y la curó].
  • Lucas 10:38b-40 [Marta se sentía un poco celosa de su hermana María, que escuchaba a Jesús:] Una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 40Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.
  • Lucas 15:25-30 [Cuando el hijo pródigo volvió a la casa de su padre:] Su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas; 26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. 27 Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. 28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. 29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.

9. El remedio para los celos y la envidia es pedir a Dios una mayor dosis de Su amor y que nos haga más semejantes a Jesús.

  • Cantares 8:6 Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; porque fuerte es como la muerte el amor; duros como el Seol los celos; sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama.
  • Romanos 13:13,14 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, 14 sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.
  • 1 Corintios 13:4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece.
  • 1 Pedro 2:1,2 Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.

10. Versículos para invocar cuando se combaten los celos:

  • Salmo 61:2b Cuando mi corazón desmayare. Llévame a la roca que es más alta que yo.
  • Salmo 103:14 Él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo.
  • Isaías 59:19b Vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu del Señor levantará bandera contra él.
  • 1 Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.
  • 2 Corintios 1:10 [Dios] el cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos librará, de tan gran muerte.
  • 2 Corintios 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.
  • Gálatas 6:9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.
  • 2 Timoteo 2:3,4 Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
  • 2 Timoteo .4:18 El Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para Su Reino celestial. A Él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.
  • 1 Pedro 5:10 El Dios de toda gracia, que nos llamó a Su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, Él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

11. Con frecuencia, la persecución es provocada por envidia religiosa.

  • Marcos 15:9-11 [Impulsados por la envidia, los fariseos incitaron a la gente a pedir la muerte de Jesús:] Pilato les respondió diciendo: ¿Queréis que os suelte al Rey de los judíos? 10 Porque conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes. 11 Mas los principales sacerdotes incitaron a la multitud para que les soltase más bien a Barrabás [que era un asesino].
  • Hechos 13:45 Viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando.
  • Hechos 14:1,2 Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos. Mas los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos.
  • Hechos 17:5 [Luego de ver el éxito que tenía el apóstol Pablo con la gente, judíos envidiosos provocaron un alboroto entre los griegos de Tesalónica con el objeto de perseguir a Pablo y a los hermanos de esa ciudad:] Entonces los judíos que no creían, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo.

12. Dios se siente celoso cuando anteponemos el amor por lo material, por otras personas o incluso por nuestro servicio cristiano al amor que le debemos a Él.

  • Éxodo 20:3,5,6 No tendrás dioses ajenos delante de mí. […] No te inclinarás a ellos, ni los honrarás; porque yo soy el Señor tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
  • Éxodo 34:14 No te has de inclinar a ningún otro dios, pues el Señor, cuyo Nombre es Celoso, Dios celoso es. [V. también
  • Éxodo 20:5.]
  • Números 25:11 Finees hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, ha hecho apartar Mi furor de los hijos de Israel, llevado de celo entre ellos; por lo cual Yo no he consumido en Mi celo a los hijos de Israel. [V. también 1 Corintios 10:22.]
  • Deuteronomio 4:24 El Señor tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso. [V. también Deuteronomio 5:9; 6:14,15.]
  • Zacarías 8:2 Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Celé a Sion con gran celo, y con gran ira la celé. [V. también 1:14.]
  • Mateo 10:37 El que ama a padre o madre más que a Mí, no es digno de Mí; el que ama a hijo o hija más que a Mí, no es digno de Mí.
  • Juan 21:15 Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos.
  • 2 Corintios 11:2 [El apóstol Pablo guardaba celosamente su rebaño. Los suyos eran celos que glorificaban a Dios, pues quería que su grey fuera fiel al Señor y no se descarriara.] Os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.
  • 1 Juan 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
  • Apocalipsis 2:1-7 [Habla Jesús:] Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: […] Tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.
  • Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: