Versiculos biblicos sobre los Fracasos y las Desilusiones

FRACASOS Y DESILUSIONES

1. El desaliento evidencia falta de fe y confianza en el Señor.

  • Salmo 119:165 Mucha paz tienen los que aman Tu ley, y no hay para ellos tropiezo.
  • Isaías 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en Ti persevera; porque en Ti ha confiado.
  • Romanos 8:25 Si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.
  • Filipenses 4:6,7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
  • Hebreos 10:35,36 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; 36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

2. A veces el Señor permite que nuestros planes fracasen porque no ha llegado el momento indicado para que se materialicen o porque no es Su voluntad.

  • Números 22:18b No puedo traspasar la palabra del Señor mi Dios para hacer cosa chica ni grande.
  • Proverbios 13:12 [Las demoras de Dios en responder no siempre representan una denegación.] La esperanza que se demora es tormento del corazón; pero árbol de vida es el deseo cumplido.
  • Proverbios 21:30 [Si el Señor no quiere que algo se lleve a cabo, por muy buenas que sean nuestras ideas y planes, no se verán coronados por el éxito.] No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo, contra el Señor.
  • Eclesiastés 3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
  • 2 Corintios 13:8 Nada podemos contra la verdad, sino por la verdad.
  • Santiago 4:13-15 ¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; 14 cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. 15 En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.
  • Salmo 37:4,5 [Si damos el primer lugar al Señor y confiamos en Él, Dios hará que todo salga bien.] Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino, y confía en Él; y Él hará.

3. Las contrariedades y desilusiones pueden ser consecuencia de intentar hacer algo por nuestras propias fuerzas.

  • Salmo 20:7,8 Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; mas nosotros del nombre del Señor nuestro Dios tendremos memoria.
  • Ellos flaquean y caen, mas nosotros nos levantamos, y estamos en pie.
  • Salmo 44:6 No confiaré en mi arco, ni mi espada me salvará.
  • Salmo 127:1a Si el Señor no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican.
  • Jeremías 17:5 Así ha dicho el Señor: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta del Señor.
  • Zacarías 4:6b No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho el Señor de los ejércitos. [V. también Salmo 118:8.]
  • Juan 15:5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mí, y Yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de Mí nada podéis hacer. [V. también Juan 9:33.]

4. A veces las decepciones son consecuencia de haber intentado realizar una tarea que sobrepasa nuestros conocimientos y experiencia o para la que no estamos dotados.

  • Salmo 131:1 Señor, no se ha envanecido mi corazón, ni mis ojos se enaltecieron; ni anduve en grandezas, ni en cosas demasiado sublimes para mí.
  • Proverbios 15:22 [Una forma de evitar decepciones es pedir consejo antes de emprender una tarea.] Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; mas en la multitud de consejeros se afirman.
  • Jeremías 45:5a ¿Tú buscas para ti grandezas? No las busques.
  • Lucas 14:28-30 ¿Quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30 diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.
  • Romanos 12:16b Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.
  • [V. también Proverbios 27:8.]

5. Sea cual sea la causa de la decepción, oremos para ser más pacientes, tener más confianza y apoyarnos más en el Señor.

  • Salmo 55:22 Echa sobre el Señor tu carga, y Él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo.
  • Salmo 145:18,19 Cercano está el Señor a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras. 19 Cumplirá el deseo de los que le temen; oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.
  • Lucas 8:15b [Dar] fruto con perseverancia.
  • Romanos 5:3-5a No sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y esta esperanza no nos defrauda.
  • Gálatas 6:9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.
  • 2 Pedro 1:5,6 Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad.

6. Permitamos que el Señor obre por medio de nosotros, a Su manera y en el momento que Él juzgue más indicado.

  • Isaías 30:15a Así dijo el Señor Dios, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza.
  • Mateo 6:10b Hágase Tu voluntad, como en el Cielo, así también en la Tierra.
  • Mateo 19:26 Mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.
  • 2 Corintios 3:4,5 Tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios,
  • Mateo 26:39b [También Jesús se sometió a la voluntad de Dios.] Padre mío, si es posible, pase de Mí esta copa; pero no sea como Yo quiero, sino como Tú.
  • Juan 5:30 No puedo Yo hacer nada por Mí mismo; según oigo, así juzgo; y Mi juicio es justo, porque no busco Mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: